Adiós a los excesos

image

Han terminado las fiestas del pueblo. Han terminado los excesos que comenzaron en junio con una despedida por todo lo alto en Logroño. Continuaron con una boda en Casalarreina, el Bilbao BBK Live, otra despedida en Donosti, la Feria de la Cerveza en casa y las fiestas patronales de los últimos siete días. Hora de cambiar chip un poco.

Ayer plácida tarde en la capital con un atardecer impresionante y hoy al monte a quemar algo. Ernio y Gazume. 9km en 2h.

image

image

image

STRAVA/Ernio-Gazume
VSCO GRID/Borja Iza

Mi agosto

He llegado a casa después de trabajar y la siguiente foto describe mi estado de relax. Aunque mañana también trabajo.

IMG_5609.JPG

Son las 0118h de un domingo 10 de agosto. Inmersos ya en la Semana Grande donostiarra y como todos los años por estas fechas me toca ópera en la Quincena Musical (donostiarra también). Este año toca La Boheme y por primera vez en las alturas como tramoya. Horas activas durante el montaje y los movimientos de maquinaria. Horas muertas entre dirigir luces, ensayos del coro, tenores, sopranos, etc.. Aunque no lo creáis, sin hacer nada uno también se cansa. Lo juro.

Llevo cuatro días de ópera. Todavía quedan siete. Entre ellos un ensayo general con público y dos funciones. Y no. No hay diferencia entre un martes, un sábado, un domingo o un festivo (15 ago). Lo difícil de estos días es compaginar la ópera con la Semana Grande. Mira que me gustan las fiestas de la capital, eh. Buen tiempo (aunque este año está siendo bochornoso), helado, fuegos artificiales, poteos, buenos conciertos tanto en Sagües como en La Flamenka, alguna que otra juerga…

Es difícil, pero si soy sincero me gusta los días de ópera. No sufro tanto como otros compañeros míos.

Aunque muchos lo desearían durante estas fechas, las vacaciones de agosto no son lo mío. Desde que empecé a trabajar hace más de 9 años, nunca he sido partidario de gastar mis días de vacaciones en este mes. ¿Temporada alta? No gracias. Prefiero gastar menos en otras fechas. Sólo he tenido una excepción. El año pasado me fui a París a finales de agosto pero porque tocaba System of a Down en el Rock en Seine. Lo dicho, una gran excepción.

Acabo con este post sin sentido.

De vuelta por Navi… oh wait!

Hacía mucho que no me pasaba por aquí y espero quedarme, otra vez. Trabajas y trabajas y al final no te da ni para pipas. Y mucho menos para tiempo libre. Espero que cambie la cosa a partir de ahora.

Bilbao, esta mañana

Otra odisea más para salir de Bilbao.

Llegar al aeropuerto y que el vuelo ya aparezca en pantalla con retraso. Que te digan que ese retraso va a recuperarlo en pleno vuelo. Que lleves esperando una hora y que el vuelo todavía vaya con retraso. La única esperanza surge cuando pone en pantalla la hora estimada de llegada. Sólo 35 minutos de retraso pero difíciles de recuperarlos. Y al final llega el temido CANCELADO. El vuelo no ha podido aterrizar en Bilbao.

Te pones en la cola de Lufthansa. Pasa una hora y la cola no avanza pero sigues esperando porque no tienes otro remedio. Tienes que llegar a Frankfurt sí o sí. Te atienden y te ponen en un Bilbao-Paris-Frankfurt que sale en una hora. Vas a llegar a tierras alemanas 6h más tarde. Pero todavía tienes la incógnita de si tu vuelo va a salir de Bilbao porque el problema no es despegar sino aterrizar. Air France todavía no ha aterrizado en Loiu y nadie te asegura que lo hará. Se puede repetir la misma jugada que hace unas horas.

Air France aterriza en Loiu. Podemos despegar hacia París.

De vuelta a Frankfurt

Parte de la semana pasada me la pasé en Frankfurt por motivos laborales. Es una ciudad que me gusta principalmente por sus arquitectura de altura. Desde la última vez que estuve allí, allá por el año 2007, me ha parecido que tiene más rascacielos. La verdad es que la semana pasada apenas tuve tiempo para hacer turismo. Del hostal al puesto de trabajo muy por la mañana y de vuelta al hostal muy por la noche. Esta semana va a ser parecido.

En apenas unas horas cojo el avión y espero no tener problemas en el despegue. La semana pasada cuando íbamos en ruta hacia Loiu, nuestro vuelo se tuvo que desviar a Barajas por el mal tiempo en tierras del norte. Nos pusieron un hotel para pernoctar y a la mañana siguiente volvimos a Bilbao en autobús. Un viaje de vuelta bastante largo, la verdad.

El retorno desde Frankfurt si que va a ser largo. 1421 km en camión sin poder pasar de 90km/h. Paciencia.

Quiero volver a Londres

Creo que va siendo hora de volver a Londres.

Allá por 2004 después de empezar a trabajar no me acuerdo en que empresa exactamente, decidí tomarme mis primeras vacaciones a cuenta de mi bolsillo a tierras nunca antes exploradas por mi persona. Así fue como comenzó mi gran afición que es la de viajar. Eso sí, si pudiera viajaría más pero principalmente mi bolsillo no me lo permite.

Que conste que Londres no ha sido mi primera experiencia viajando. En años anteriores tuve un viaje de fin de curso y otro de intercambio que me llevaron a aquellos destinos que estaban de moda por entonces. A los ya típicos París, Praga, Berna, Múnich, Ámsterdam y Brujas tuve el placer de visitar la ciudad polaca de Cracovia junto con otras ciudades cercanas a la segunda ciudad más importante de Polonia tras la capital, Varsovia. Buenos recuerdos y anécdotas guardo de aquellos primeros dos viajes que hice con los compañeros de clase en autobuses de literas. En una con profesores y en la otra con monitores. Es decir, que en resumidas cuentas no podíamos andar a nuestras anchas por las ciudades europeas. “Dentro de 4h quedamos a los pies de la Torre Eiffel” y así todos los días.

Es por eso que considero mi primer viaje libre, aquel de 2004 a la capital inglesa. Desde entonces cada año he salido de este país de m a disfrutar de la cultura europea totalmente diferente a la que vivimos en estas calles. En esta colección de Flickr podéis ver los principales destinos que he tenido entre 2004 y 2010. Las fotos de los años posteriores las he ido descuidando pero haceros una idea de que he vuelto a Berlin y a París (esta última dos veces para ver sendos conciertos y aproveche esos días), he pisado por primera vez Budapest, Dublín, Milán (para ver otro concierto), me he ido hasta Vietnam (Ha Noi, Cat Ba, Halong, Hoi An, Hue y Ho Chi Minh City) y Camboya (Siem Reap). En todos ellos siempre he tenido compañía. El mayor grupo con el que he viajado ha sido de 5 personas y tengo que decir que en la mayoría de los viajes hemos sido 3. Y es un buen número para viajar.

Puedo decir que he disfrutado en todos mis viajes, siempre quedan las anécdotas, los buenos recuerdos y algún que otro susto pero que al final siempre queda en otra anécdota.

No voy a negar que no tenga destinos marcados a fuego en mi cabeza (New  York, Tokio…) pero hasta entonces no me canso de viajar a cualquier otra parte. Para finales de año por ejemplo, quiero volver a Londres.

Que conste que las fotos de entonces las saqué con mi primera cámara digital, un ladríllo una cámara de la marca Trust. Exactamente una PowerCam 910z. Ahí queda el dato.

Kixbi Party BBQ

Con la XVII edición de la Feria de la Cerveza de Villabona ya comenzada y a pocos días de empezar las fiestas patronales de la villa (Santioak), nos curramos una bonita barbacoa aprovechando el buen tiempo y acompañado de uno de los DJs de la cuadrilla.

El siguiente es un vídeo de Instagram que no he podido incrustar debidamente para que se pueda reproducir en el blog. Tendréis que pinchar en la imagen para verlo.

 

 Fue un buen día.