#wearechampionsleague

La de ayer fue otra noche histórica para la Real. Una nueva clasificación para la máxima competición europea nos esperaba. Sólo teníamos que ganar al Depor que se jugaba el descenso a vida o muerte y esperar a que el Sevilla le pusiera las cosas difíciles a un Valencia que necesitaba ganar para mantener la cuarta posición en esta Liga. En resumen, la Real tenía que ganar y el Valencia no ganar para poder auparnos a esa cuarta posición que habíamos perdido dos jornadas antes.

No os voy a contar como viví el partido. Sólo diré que Negredo nos hizo un flaco favor a los donostiarras al marcarle 4 goles al Valencia (4-3) y que se merece el Tambor de Oro, un monumento y un piso en Miraconcha.

Donde más se sufrió fue en el mismo Riazor donde la Real iba ganando 0-1 (Griezmann)…

… pero que el Depor no le dejaba ni respirar. Los jugadores no pasaban de medio campo y al final con 10 jugadores sobre el campo, se veía muy cerca el gol del Depor.

Cuando pitó el final… apoteosis txuriurdin por las calles de la villa.

 

No es la misma emoción

que la del subcampeonato,

es otra mayor.

 

22be2bb6cb9211e2b95b22000a1fab39_7

Hablando de otros temas relacionados con la Real. Este ha sido el año de las redes sociales para la Real Sociedad. Tanto en Twitter como en Facebook. Ni que decir tiene lo cercanos que hemos sentido a los jugadores (sobre todo extranjeros) como Griezmann (@AntoGriezmann), Bravo (@elbravoclaudio), Chory Castro (@ChoryOfficial), Ifrán (@diegoifran21), Pardo (@rubenpardo14), José Ángel (@joseangel3cote) y Cadamuro (@LiassCada). Algunos más activos que otros.

Post de emoción.

La alegría inmensa que me dió la Real

Lo he intentado pero no he podido. He comenzado a escribir un post en referencia al ascenso de la Real como unas cinco veces durante esta semana pero imposible. Cada vez que pienso en lo vivido el domingo pasado me emociono y me saltan las lágrimas. No he podido ver vídeos de las celebraciones. Tampoco leer la prensa ni ver las centenares de fotos que hay de ese día y los posteriores con todas las celebraciones y demás. No puedo escribir más. Para mí ha sido algo histórico (hasta el momento). Una alegría inmensa e indescriptible.

Incluso no he podido escribir nada en Twitter. Poco a poco estoy volviendo en sí.

Borrón y cuenta nueva en la Real

Tras confirmarse el fin de semana pasado que la Real estará otra año más en Segunda, cosa que me duele al cumplir el Centenario, es hora de empezar a trabajar de cara a la temporada que viene. Se podría decir que queda mucho tiempo para eso y que hay que hacer las cosas bien desde el principio.

Pues mal comenzamos. La destitución de Lillo no digo que sea una mala opción pero puede crear el primer problema de la temporada que puede tardar en arreglarse más tiempo de lo deseado. Tampoco creo que su continuación estaba justificada. Sus números son buenos, no los mejores pero son buenos. Lo que más me ha fastidiado de Lillo este último año ha sido el poco ímpetu que ha trasmitido al equipo. Era verlos jugar y para cambiar de canal. Eran peores que los partidos de pretemporada. La actitud del equipo sobre el campo ha sido nula y no sé como Lillo no ha visto eso desde el principio y no lo ha arreglado.

Su marcha y la llegada de Lasarte puede condicionar más a un equipo sin personalidad. Que si nuevo esquema táctico, nueva filosofía, bla bla bla… Todo lo que sea un nuevo cambio es malo para los jugadores y se necesita tiempo para acondicionar.

Y además, a crear un nuevo equipo prácticamente desde cero. Abreu, Necati, Marcos, Castillo, Diaz de Cerio… y puede que incluso Bravo no seguirán el año que viene. Muchos dirán que es mejor para que la cantera crezca. Espabilad un poco, la cantera desde que la Real ha descendido no ha demostrado nada. Hemos seguido jugando con los que quedaron del descenso y fichajes y cesiones express. A mí ninguno me ha demostrado lo que hace falta para jugar en la Real en Segunda y muchos menos en las aspiraciones que tienen de jugar en Primera. Diaz de Cerio y Zubikarai son los únicos que se lo han currado. Castillo pese a jugar durante todo el año sigue teniendo unos errores gordos. Carlos Martinez tanto de lo mismo. Agirretxe lo poco que ha aparecido ha sido rentable pero veremos el año que viene como se lo curra. La pena más grande me la ha dado Elustondo. Con sus innumerables lesiones no he podido verle jugar. Y no que digan Markel Bergara le ha suplido bien porque… vaya fiasco de chaval. Si a eso lo llaman organizar el medio campo…Lo de Estrada también… véndanlo ya.

Veremos el año siguiente con la nueva remesa de canteranos. A algunos los veremos ya en las últimas jornadas que quedan, entre ellos a Iñigo Sarasola, de la cuadrilla en el que tenemos puestas todas nuestras esperanzas.

Sé que tras criticar a los canteranos de la Real no tiene sentido dar todo el apoyo a Sarasola pero es un amigo y que hay que animarlo a que llegue los más lejos posible en su carrera como futbolista.